La cerveza, una aliada perfecta para la mesa

El universo cervecero es muy amplio y hace unos días en Pura Brasa nos adentramos en él de la mano de uno de los mayores expertos cerveceros que hay en España: Luis G. Balcells, autor del libro “Cerveza: la bebida de la felicidad”.

 

El encuentro consistió en una cata de cinco cervezas durante la que Luis nos hizo interesantes sugerencias sobre maridajes, muchos de los cuales podemos aplicar a la variada oferta gastronómica de Pura Brasa. Y es que la cerveza, gracias a su amplia gama de matices organolépticos, es una perfecta aliada en la mesa.

 

Tras un pequeño recorrido por la historia milenaria de la cerveza, Luis nos habló de su elaboración, a partir de la cual podemos distinguir entre dos grandes grupos: las cervezas de tipo LAGER, de baja fermentación, y las ALE, de fermentación alta.

 

Empezamos la cata saboreando una Maes, una emblemática cerveza de tipo Lager, estilo rubia belga, con aroma fresco a trigo, poco amarga y de cuerpo ligero, con 4,5% de alcohol. Una cerveza que consigue una gran armonía con la alcachofa, y que marida también con mejillones, berenjenas, endibias, espárragos… A continuación pasamos a una Paulaner Trigo con levadura, una cerveza del tipo Ale y estilo de trigo alemana, más aromática y con más sabores, con una graduación alcohólica de 5,5%. Marida bien con arroces, así como postres y frutas, y su frescura la hace también adecuada para el aperitivo o acompañando a ensaladas con hierbas frescas o especias.

 

Una Affrigem Dubbel fue la siguiente. Una cerveza Ale de estilo Abadía, con aroma a malta tostada, igual que su sabor dulce acaramelado y regaliz con textura suave, con 6,8% de alcohol. Por su carácter y potencia, se aconseja acompañar con estofados, zarzuelas de pescados y carnes rojas.

 

Seguimos con una Paulaner Salvator, una Lager en la que detectamos aromas a caramelo y frutas, un sabor dulce y poco amargo y cuerpo ligero a medio, con 7,9% de alcohol. Ideal para acompañar carnes rojas, ahumados y carne a la brasa.

 

Y por último, una Judas, cerveza Ale de estilo rubia belga de alta graduación alcohólica (8,5%) con una gran complejidad y matices en sabor y aroma. Marida con ensaladas y hamburguesas, y de hecho todos coincidimos en que debíamos probarla con nuestro Steak tartar, ¡una gran combinación!

 

Alegres y contentos terminamos una cata que resultó de lo más instructiva y nos ayudó a conocer mejor las conexiones del mundo de la cerveza y el de la brasa. Muchas gracias Luis por transmitirnos tu pasión por el mundo cervecero. ¡Salud!